Submitted by William Beaumo… on Thu, 07/21/2022 - 13:09

Por el Dr. Mark Slaski - Psicólogo Organizacional, WorkplaceBuzz 

En el mundo posterior a la pandemia, los líderes exitosos serán aquellos que puedan empoderar y realmente desbloquear el potencial de sus equipos – 7 cosas que debe hacer de manera diferente mañana para involucrar emocionalmente y empoderar a su equipo.

Una noche a principios de febrero de 2014, Carl, un hombre que trabajaba en mudanzas, de 34 años, estaba viendo las noticias en la televisión. El artículo principal informó sobre el desarrollo de terribles inundaciones en Cornualles, Inglaterra: Los días de fuertes lluvias y vientos coincidieron con las mareas de primavera. Las marejadas ciclónicas y las inundaciones amenazaban con abrumar a decenas de pueblos y aldeas que se aferraban a la frágil costa de Cornualles. ¡La gente necesitaba ayuda!

Carl no podía sentarse y mirar desde la distancia, por lo que, dejando su trabajo atrás pasó los siguientes 8 días trabajando como voluntario en la ciudad de Fowey. Al llegar, Carl se dio cuenta que no estaba sólo, decenas de voluntarios se habían congregado, todos desesperados por ayudar. La organización y la coordinación eran irregulares, por lo que, dadas sus habilidades, Carl se encargó de formar un equipo para llenar, transportar y apilar sacos de arena. Durante los días siguientes, con muy poco sueño, Carl y su equipo salvaron las propiedades y el sustento de cientos de personas.

En diciembre de 2004, Tilly Smith, de 10 años, estaba de vacaciones con su familia en Phuket, Tailandia. Caminando por la playa el día después de Navidad, notó que la marea bajaba y el mar “burbujeaba y espumaba”. Recordó que había visto esto antes en una clase de geografía en la escuela: Eran las señales de advertencia de un tsunami.

Al principio, los padres de Tilly ignoraron sus súplicas para que escaparan de la playa, pero Tilly estaba 100% segura de que un tsunami era inminente: Todos estaban en un peligro terrible. Al no ser escuchada, levantó la voz, empezó a gritar “va a haber un tsunami, tenemos que salir de la playa, tenemos que correr”. Al ver la intensidad y la convicción en su hija, el padre de Tilly tomó medidas y junto con un guardia de seguridad, corrieron por la playa gritando a todos que corrieran a un terreno más alto.

Todo el mundo empezó a correr, reinaba el pánico.

Cuando llegaron a un terreno más alto, los turistas vieron con horror cómo una enorme ola subía por la playa y se estrellaba contra el hotel. Debido a las acciones de Tilly ese día, más de 100 personas en la playa se salvaron del tsunami que se cobró 230.000 vidas en Asia en cuestión de horas. 

Además de enseñarnos a respetar siempre el poder de la naturaleza, lo que estas historias tienen en común es el liderazgo: "El acto de influir en un grupo de personas para que actúen hacia un objetivo común". Ni Carl ni Tilly se llamaron a sí mismos líderes, tampoco recibieron capacitación formal en liderazgo, pero el día en que fue necesario, su liderazgo fue espontáneo, total y efectivo.  

Hay dos conclusiones que podemos sacar de estos eventos. En primer lugar, los 'líderes' y el 'liderazgo' pueden estar más distribuidos en nuestras organizaciones de lo que generalmente consideramos. El liderazgo puede provenir de cualquier parte, dadas las condiciones y circunstancias adecuadas. En segundo lugar, desbloquear su potencial y alentar a las personas a enfrentarse al desafío puede requerir que nuestros líderes designados se concentren más en crear el entorno psicológico óptimo en el que otros puedan prosperar: Una cultura de empoderamiento. 

Los modelos de liderazgo tradicionales y racionales instan a los líderes a tener poder sobre sus seguidores y a verlos como destinatarios del liderazgo. Estos tiempos de transformación post-Covid seguramente requerirán un enfoque más progresista, uno en el que los seguidores co-creen e influyan en su futuro, y uno donde los líderes marquen la dirección, luchen por los recursos, establezcan las reglas, empoderen a otros y arbitren la acción.  

La pregunta sigue siendo: ¿Cómo los líderes capacitan a otros y crean una cultura de empoderamiento? Basado en investigaciones científicas, este artículo presenta algunas ideas para crear un mayor empoderamiento y se basa en tres principios claves:  

  1. El liderazgo es acción, no un título: Los líderes post-Covid se destacarán no solo por “lo que hacen”, sino más importante aún por la “forma en que lo hacen”: Cómo se comportan y gestionan el panorama psicológico. Los líderes deberán ejercitar la inteligencia emocional y actuar con confianza, compasión y empatía. A veces necesitarán mostrar un amor duro. 
  2. Los seguidores son emocionales : en estos tiempos oscuros y de rápida evolución, las personas buscarán en sus líderes sentimientos de tranquilidad, apoyo y seguridad. Tener un plan no es suficiente sin pasión y propósito. Las personas son emocionales y los equipos más efectivos serán aquellos cuyos líderes puedan levantar, inspirar, entusiasmar y hacer crecer a su gente. 
  3. Muchas pequeñas acciones marcan una gran diferencia - una ganancia marginal. Nuestra investigación en muchas organizaciones muestra que los líderes y gerentes que adoptan una serie de cambios de micro conducta tienen un impacto significativo en la cultura, el compromiso y el desempeño de sus equipos. 

¿Cómo se hace el cambio? Practique repetidamente nuevos comportamientos hasta que sean automáticos.

- Daniel Goleman

1. Genere confianza 

Sin duda, el factor número uno relacionado con el compromiso, el bienestar y el desempeño de las personas en el trabajo es la confianza en quienes trabajamos y en particular, en nuestro gerente inmediato. El sentimiento de confianza es el pegamento que une a los grandes equipos: Se conocen de adentro hacia afuera, están juntos y pueden contar el uno con el otro.  

  • La confianza se basa en el conocimiento. Tómese un tiempo para conocer realmente a su equipo: Sus pasiones, sueños y aspiraciones. 
  • Deje tiempo en las reuniones para las actividades de "conocernos". 
  • Aproveche al máximo cada interacción y conversación para generar confianza. Haga que las conversaciones sean menos sobre el trabajo y más sobre ellos, y comparta algo de su propia historia. 
  • Encuentre formas de demostrarle a su equipo que pueden contar con usted: ¡Tiene sus intereses en el corazón! 

2. Escuche  

Los grandes líderes entienden que las personas necesitan expresarse emocionalmente y, al mismo tiempo, tener ideas y opiniones valiosas. El ser escuchados hace que las personas se sientan incluidas y parte del equipo. Escuchar es un trabajo duro y requiere esfuerzo. 

  • Dar voz significa escuchar más que hablar, pedir más que decir: Practique sus habilidades de escucha y facilitación. 
  • Dedique tiempo en las reuniones para que las personas expresen sus ideas y opiniones.  
  • Fomente el desafío, designe un abogado del diablo para agregar un poco de abrasión creativa. 
  • Mida y realice un seguimiento del compromiso y el bienestar de su gente. 

3. Crear desafío  

Es de vital importancia para las personas que su trabajo les brinde un buen nivel de satisfacción, confianza y alegría. Esto se logra en gran medida a través de un trabajo decidido que aproveche sus fortalezas y ofrezca una sensación regular de logro.  

  • Identifique las fortalezas y vulnerabilidades claves de las personas. Aproveche sus puntos fuertes y gestione sus vulnerabilidades. 
  • Cree desafíos a corto plazo para que las personas experimenten victorias y éxitos regulares: Encargue a las personas que entreguen un trabajo fuera de su zona de confort. 
  • Delegue más responsabilidad dando a otros la oportunidad de liderar y administrar proyectos y asignaciones especiales. 
  • Utilice la psicometría para explorar las fortalezas y vulnerabilidades de las personas. 

4. Empoderar  

Los líderes eficaces son flexibles con la libertad y la autoridad que ofrecen a sus equipos. A veces, la situación exige más control, otras veces los líderes reconocen que es mejor salirse del camino y dejar que la gente siga adelante. Por lo general, las personas se involucran más y son más creativas cuando se les confía para tomar decisiones y tienen la libertad y flexibilidad para elegir cómo hacer su trabajo. 

  • Desarrolle sus habilidades de delegación y empodere a su equipo con mayor sentido de propiedad, autonomía y responsabilidad. 
  • Sea abierto y anime a las personas a usar su imaginación y creatividad para generar nuevas ideas. 
  • Fomente el trabajo en equipo colaborativo. Siempre que sea posible, asigne tareas a parejas en lugar de a individuos. 

5. Encare la Incertidumbre  

No hay mayor causa de ansiedad que el miedo a lo desconocido. Los líderes tienen un papel absolutamente crítico durante una transformación para proporcionar claridad y perspectiva. 

  • Reconozca la incertidumbre y dígale a la gente lo que sabe y lo que no sabe: Sea claro y explique cómo va a proporcionar más claridad. 
  • Pregunte a los miembros del equipo cómo puede tranquilizarlos y qué más información necesitan. ¿Cuáles son sus inquietudes y preocupaciones? 
  • Comparta la visión y la estrategia de la organización y específicamente cómo la contribución de su equipo marca la diferencia.  
  • Siempre haga un seguimiento de las conversaciones y reuniones con un resumen formal de las discusiones, los próximos pasos y las acciones acordadas.  

6. Aumente la confianza 

Los líderes exitosos comprenden el poder del reconocimiento para aumentar la autoestima, la confianza y el optimismo. La confianza es la energía del empoderamiento. El elogio y el aprecio se pagan directamente en la cuenta bancaria emocional de las personas y las unen al equipo y su propósito. 

  • Adquiera el hábito de utilizar elogios: Deje que las personas sepan en privado y en público que las valora. 
  • Anime a las personas a compartir cuando hayan recibido el reconocimiento de clientes y colegas. 
  • En su próxima reunión, pida a cada persona que reconozca la contribución de un colega. 
  • Recompense al personal con obsequios de gratitud improvisados. Ej: vales sorpresa, una canasta para el hogar, etc.  

7. Invertir en desarrollo 

No hay ninguna razón por la que el desarrollo de las personas deba detenerse en tiempos de transformación significativa. Un mundo en constante cambio significa que las personas necesitarán aprender y desarrollar continuamente su talento y capacidad. Los líderes inteligentes se dan cuenta de los beneficios de invertir en su gente, entre otras cosas para aumentar la autoestima e inculcar un sentido de orgullo. 

  • Actualícese con la política actual de aprendizaje y desarrollo y cualquier capacitación disponible. 
  • Reserve tiempo con las personas para discutir sus ambiciones profesionales y metas personales. ¿Cómo puede ayudarlos a tener éxito? 
  • Exponga a las personas a tantas experiencias diferentes como pueda. Cree oportunidades para la creación de redes y el aprendizaje en toda la organización. 
  • Anime a las personas a reflexionar regularmente sobre su aprendizaje y lo que podrían haber hecho de manera diferente. 

La danza trágica con el coronavirus amenaza con continuar y el mundo vuelve al trabajo con una sensación de temor. Para la mayoría, han surgido nuevas formas de trabajar que han cambiado el mundo para siempre. Para el retorno de las ganancias y el crecimiento será fundamental la capacidad de los líderes para desbloquear realmente el potencial y empoderar a sus equipos, ¡Para construir una cultura en la que las personas se sientan confiadas para tomar la pelota y correr!

El liderazgo no es un título ni un derecho; el liderazgo son muchos pequeños comportamientos humanos. Este artículo sugiere que los líderes pueden transformar y empoderar a sus equipos mediante la adopción de algunas acciones simples de inteligencia emocional, cosas que pueden hacer de manera diferente mañana. 

Image removed.

Si desea más información sobre cómo es un buen líder, por qué no descarga nuestro libro blanco "Los 6 rasgos más importantes para ser un gran líder" o póngase en contacto con nosotros para más información.